Comunicado CTEP Ni una Menos ante Paro y Movilización Dia Internacional de la Mujer

El MNCI el 8 de marzo nos sumamos al paro por que no haya más violencia hacia las mujeres, por una reforma agraria por el derecho a la tierra, a las semillas y por una vida sin agrotóxicos!!

Mujeres-ctep-1Este 8 de marzo la tierra tiembla. Las mujeres del mundo nos unimos y organizamos una medida de fuerza y un grito común: Paro Internacional de Mujeres. Si nuestra vida no vale, produzcan sin nosotras. Esa es la consigna central que levantaremos las trabajadoras ese día.

Es esta herramienta de protesta para nosotras un aviso de incendio, porque en este momento tan difícil para nuestro pueblo somos las mujeres las primeras que perdemos el laburo, porque nos cuesta llevar el pan de cada cena. Nos cuesta reproducir la vida. Y la violencia hacia las mujeres esta al orden del día.

Porque aprendimos en los 90s que al hambre se le pone el pecho y que la lucha te fortalece y que organizadas podíamos dar respuesta a las necesidades más inmediatas de nuestras familias y comunidades. Y aprendimos en los 2000 a construir nuestras propias herramientas de trabajo, porque el trabajo dignifica. Y lo hicimos sin patrones. Y lo hicimos aunque hubiesen preferido que nos quedáramos tranquilas con un subsidio, o un plan social. Pero no.

Somos trabajadoras, y somos luchadoras. Hicimos de las asambleas manifestaciones, de las manifestaciones una fiesta, de la fiesta un futuro común.
Acá estamos cartoneras, villeras, promotoras de salud, albañiles, productoras de la tierra, feriantes, costureras y textiles, amas de casa, trabajadoras domésticas, cuidadoras de ancianos y de niñas y niños, enfermeras, gasistas, electricistas, pintoras. Somos trabajadoras y nos duele cuando nos invisibilizan, cuando no reconocen que las tareas que todas nosotras hacemos son trabajo.

Somos las que mantienen la ciudad limpia y reciclan la basura, somos las que garantizamos que la verdura llegue a tu mesa, somos las guardianas de nuestras comunidades y hemos hecho nuestras redes cloacales, pavimentación, reciclamos basura en los barrios más vulnerables, somos promotoras de salud, enfermera, socorrista, acompañante de pibes con problemas de consumo problemático, de niños y niñas, de ancianos y ancianas, somos las que nos levantamos bien temprano para salir a vender, llueva o truene.

Somos las que trabajamos en talleres textiles. Y somos muchas. La fuerza de nuestro movimiento está en los lazos que creamos de confianza y de solidaridad para sostenernos, para levantarnos, para continuar la marcha. Nos organizamos para cambiarlo todo, porque nos mueve y nos une el deseo de una vida digna para todos los pueblos.

Paramos porque nuestro trabajo, el que hacemos cada día, no es reconocido, y por tanto está mal pago. Y esa es nuestra principal lucha, que se nos reconozca como trabajadoras. Y en ese camino vamos construyendo nuestra herramienta gremial. La Confederación de trabajadores y trabajadoras de la economía popular, nuestra querida CTEP.

También paramos porque como mujeres de la economía popular bien sabemos lo que son las tareas de cuidados, la de cuidar ancianos, niños, vecinos y vecinas, la de cuidar nuestros barrios, y tejer comunidad. Sabemos el esfuerzo y la dedicación que requiere, y tampoco está remunerado. También sabemos que en muchos ámbitos cobramos menos que los varones, haciendo igual trabajo, y porque somos las más afectadas por políticas de ajuste económico y la violencia que ellas generan.

Paramos porque necesitamos jardines comunitarios de primera infancia en los barrios. Públicos y populares. Porque hoy no hay jardines y en los que hay no conseguimos vacante. No podemos ir a trabajar cargando con nuestros hijos y no podemos ni queremos dejar de trabajar porque nosotras vivimos de nuestro propio trabajo.

Y paramos para exigir la reapertura sin fecha límite de la moratoria previsional para que podamos jubilarnos con dignidad. La jubilación de las amas de casa para todos los trabajadores y trabajadoras que no llegan a cumplir la totalidad de aportes no es un privilegio para nadie, ni un regalo.

Pero también paramos para denunciar la violencia que esta al orden del día, que no queremos más mujeres muertas ni pibas desaparecidas. Porque necesitamos hoy encarar una lucha por la emergencia en violencia de género, como lo hicimos con la emergencia social. Y esta pelea ya la estamos encarando de conjunto.

Las trabajadoras de la economía popular estamos construyendo una fuerza común, transformando las formas de organización del trabajo, de participación política y gremial en nuestra central. Porque entendemos que la respuesta política a la crisis ha vuelto a imponer la prioridad de los mercados sobre la vida. Y eso nos afecta de un modo contundente. Porque este sistema capitalista pone en el centro de la vida al mercado, generando beneficios para unos pocos. Frente a esta realidad, el reclamo feminista surge para poner la vida digna en el centro de la cuestión.

Las trabajadoras de la economía popular sostenemos la vida de muchos y muchas y de muchas comunidades.

Porque nos habían expropiado de la capacidad de producir con nuestras manos, de crear nuestras propias vidas. Porque pensaban que nos habían sacado la dignidad, el trabajo. Somos las excluidas del trabajo formal, las que no gozamos de los derechos del resto de los trabajadores y trabajadoras, las que sostenemos en profundidad la reproducción de la vida, las más explotadas por el sistema capitalista y patriarcal. Por eso este 8 de marzo esperamos marchar junto a todas las trabajadoras, en unidad con todas las centrales sindicales.

Por todo esto, las trabajadoras de la economía popular PARAMOS

SI NUESTRA VIDA NO VALE, PRODUZCAN SIN NOSOTRAS

NO HAY NI UNA MENOS SIN EDUCACION, TRABAJO, TIERRA, VIVIENDA, SALUD

NI UNA MENOS, VIVAS Y LIBRES NOS QUEREMOS

Esta entrada fue publicada en Comunicado, Movilizacion. Guarda el enlace permanente.