Bs As: Rechazamos la baja del Monotributo Social Agropecuario con un Verdurazo en la Rural

mnci17jul18Los trabajadores y trabajadoras de la agricultura familiar, campesina e indígena debemos
denunciar, una vez más, la grave situación que estamos atravesando como consecuencia
de las políticas del gobierno de Cambiemos.

Luego del desguace de la Secretaría de Agricultura Familiar, del vaciamiento de las políticas dirigidas al sector y en el marco del incumplimiento de la Ley N° 27.188 de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar sancionada en diciembre 2014 y aún no reglamentada, el Ministerio de Agroindustria pretende eliminar el Monotributo Social Agropecuario (MSA). Este derecho beneficia a más de 100.000 personas otorgando acceso a la salud a familias enteras, brinda jubilación a más de 50.000 pequeños productores y productoras y da la posibilidad de facturar la venta de nuestra producción.

Es la única herramienta de regularización del trabajo que el Estado
tiene para el sector de la agricultura familiar. Esta decisión se da en un contexto donde la
devaluación de la moneda provocó un fuerte aumento en los insumos y el combustible que,
sumado a los tarifazos de los servicios, nos colocan en una situación crítica.

Los agricultores y agricultoras familiares producimos alimentos sanos y de calidad
para el pueblo. Somos actores claves para la soberanía alimentaria y proponemos prácticas
productivas que respetan y preservan el ambiente y los bienes comunes. Generamos
trabajo genuino y arraigo en los territorios. Soledad es una productora de porcinos y Daniel y Héctor son horticultores. Forman parte del Movimiento Nacional Campesino Indígena y de la CTEP. A continuación nos dan su testimonio.

¿Qué consecuencias tiene para la Agricultura Familiar, campesina e indígena, la decisión del Ministerio de Agroindustria de anular el MSA?

Soledad: Al eliminar el MSA está perjudicando a todos los productores rurales porque nos saca los aportes jubilatorios y la obra social. Muchos productores necesitan hacer esos
aportes y en cuestión de salud nos perjudica porque muchos son horticultores y están
trabajando con químicos que perjudican la salud, que les causa dolencias y realmente
necesitan la obra social.

Además, hay muchos que trabajan con sus hijos jóvenes que también tienen problemas respiratorios, de piel, dolencias. Y lamentablemente tienen que ir a un hospital público que, como se sabe, ya no dan a basto, no hay medios ni insumos.

Encima si va un productor y salta que tiene una obra social tampoco lo atienden porque
aparece en el sistema. Otro problema que nos causa esta decisión es que ya no se inscriben adherentes. Una vez que nos dan de baja el MSA recién podemos inscribirnos como monotributista social. Y de ahí tenemos que esperar tres meses hasta tener cobertura de la obra social. Yo me pregunto, en ese lapso, ¿cómo nos protegemos? Y la problemática ahí también es económica. Tenemos que pagar $285 por persona para tener el Monotributo Social.

Losproductores y productoras rurales tenemos familias grandes y cómo van a hacer para
solventar ese gasto. Un matrimonio con tres hijos, por ejemplo, tiene que pagar casi $1500
mensuales y hoy no todos tienen esa plata.

Por otro lado, con el MSA facturamos la producción que vendemos y tenemos la
protección de la Ley ALAS que nos exime de pagar Ingresos Brutos. No sabemos cómo va
a seguir nuestra situación si se implementa esta decisión.

Daniel: El impacto que sentimos es verdaderamente fuerte. Nos están sacando nuestra
herramienta de trabajo para sacar nuestros productos a la calle y poder venderlos como
corresponde.

¿Cómo están repercutiendo las políticas del gobierno en las producciones familiares en cuanto a los costos de producción, de inversión y respecto al apoyo técnico del Estado?

Daniel: Como productores de la economía popular y pequeños productores agropecuarios
nos está costando todo cada vez más. El combustible se fue para arriba, no contamos con
muchos insumos que antes el Ministerio nos daba para poder avanzar en la producción. En estos últimos tiempos no podemos sostener el nivel de producción porque no llegamos a comprar los insumos que están a precio dólar, y esto nos perjudica mucho.

Soledad: El gobierno no está viendo a los pequeños productores. Tenemos costos muy
altos. Yo soy productora de porcinos y el costo del alimento está muy muy caro, $450 una
bolsa de maíz de 30 kilos. Tenemos dos pariciones al año entonces nos cuesta recuperar la
inversión que hacemos. Un productor hortícola, por ejemplo, recupera más rápido lo que
invirtió. Con los animales es distinto. En muchos mercados van a ver carteles que dicen
“Bondiola a $80” por ejemplo, pero nosotros no podemos mantener ese precio. Esos son
animales que vienen de importación de Brasil, de Dinamarca, de Finlandia.

No podemos competir con ese precio porque en los insumos se nos va todo. La comida, la energía eléctrica, las vacunas contra la neumonía, contra la leptospirosis por ejemplo, son todas a precio dólar. Estamos en una situación muy mala para la cría de animales. Y los
productores hortícolas también porque las semillas la compran a precio dolar y si queres
tener una buena cosecha tenes que tener buenas semillas.

Antes teníamos apoyo de algunos organismos del Estado. Por ejemplo, el INTA nos
daba semillas, teníamos talleres de capacitación. Cuando yo empecé con los animales no
sabía nada, y ahí aprendí a castrar, a vacunar, a descolmillar, a estar en el parto, a ponerle
vacunas. Hemos aprendido mucho y aprendemos todos los días, pero lamentablemente
esas capacitaciones no se están dando. Esto pasa porque tienen un déficit de personal
porque han despedido gente en todos esos organismos que nos daban apoyo, no tenemos
más técnicos.

Toda esta situación que estamos pasando va a impactar en los precios porque no
estamos pudiendo cubrir los costos de producción. ¿Como vamos a hacer para invertir? No
nos dan los costos para cubrir ni la comida, no le podemos hacer una paridera nueva, un
bebedero nuevo. Tratamos de hacerlo con lo mínimo que tenemos, pero es muy difícil.

Héctor: Nosotros vendemos nuestros productos en pesos y vamos a comprar en dólares,
las semillas, el gasoil, todos nuestros insumos. Hoy no podemos producir porque está todo
muy caro. Yo soy criador de cerdo también. La carne de cerdo se importa a $100 pesos el
kilo. Hoy una bolsa de maíz vale muy caro y un chancho hasta que se puede vender tiene
que tener dos meses y en ese tiempo come por lo menos 5 bolsas. ¿Cómo vamos a
producir? Tenemos que hacer un milagro. Es triste pero es la realidad.

¿Qué le dirían al gobierno de Macri?

Soledad: La situación está cada día peor. Tratamos de organizarnos entre los productores, hay algunos que saben mucho y nos vamos conectando, aprendiendo de a poco. El gobierno se tiene que acordar de los pequeños productores, no nos tienen que sacar los derechos adquiridos. El campo no es solamente para terratenientes o grandes productores con miles de hectáreas. Nosotros y nosotras somos pequeños productores, que producimos mucho, que alimentamos nuestros pueblos y que trabajamos la tierra. Queremos seguir viviendo en esa tierra y para esa tierra. Por eso vamos a hacer un verdurazo el 18 de julio en la puerta de La Rural, para mostrar nuestro descontento.

Daniel: Como pequeño productor, siento que el gobierno nos va marginando cada vez más y nos van sacando puestos de trabajo. Nos está costando cada día más a las familias, hay cada vez menos trabajo. Tendrían que apostar más a nuestro sector.

Por estas razones, el miércoles 18 de julio a las 11 hs. vamos a hacer un verdurazo en
La Rural, que representa al sector más privilegiado del campo, donde hoy en día se
planifican las políticas públicas que sólo benefician a una minoría que produce en función
del mercado de exportación y de la especulación financiera. Seguiremos luchando por la
Soberanía Alimentaria y por la Reforma Agraria Integral y Popular.

¡¡¡SOMOS TIERRA, PARA ALIMENTAR A LOS PUEBLOS!!!

¡¡¡GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA!!!

Esta entrada fue publicada en Comercialización, Comunicado, Producción. Guarda el enlace permanente.