Nuestros principios

 Nuestros Principios

Somos un movimiento de base en articulación constante de actividades entre organizaciones de diferentes provincias. Generamos encuentros regionales (región NEA, NOA y Centro) para que las distancias geográficas no sean un impedimento para encontrarnos.

Divididos en comisiones, grupos o aéreas de trabajo coordinadas por delegados. Salud, Formación, Comunicación, Territorio (incluye la tierra, el agua y los recursos naturales), Producción y Comercialización, son algunas de ellas.

Nuestra organización es democrática porque todos los integrantes participan de las decisiones en diversas instancias: asambleas, reuniones comunitarias y plenarios. No hay presidentes, ni autoridades elegidas por voto. La búsqueda del consenso para la toma de decisiones es uno de los pilares de la manera en que construimos nuestra organización.

Trabajamos respetando las diferencias de género y los tiempos de cada uno. Eso hace que muchas veces los pasos sean pausados. Aunque no lentos. Lentos sería quedarse quietos. Nosotros caminamos entre todas y todos y eso lleva su tiempo.

Generamos y mantenemos espacios de trabajo comunitario y encuentros de formación de organizaciones, de jóvenes, de mujeres, de niños. Vamos aprendiendo, entre la discusión y práctica, una nueva manera de luchar contra el individualismo, la desesperanza y toda forma de opresión que genera el capitalismo.

Construyendo formas de trabajo cooperativas, participativas, fuimos conociendo el sacrificio en nuestro trabajo. Es una historia que comenzó en nuestro continente hace más de 500 años. Nuestra perseverancia y crecimiento son el claro mensaje de que estamos vivos. Vivos y organizados

¿Cuáles son nuestras propuestas?

· Lograr una reforma Agraria integral que abarque transformaciones económicas, políticas y culturales.
· Exigir leyes que contemplen la realidad campesina indígena.
· Que el Estado garantice el acceso y la función social de la tierra. Eso se puede realizar redistribuyendo las tierras improductivas entre las familias que la necesitan.
· Fortalecer las organizaciones y generar nuevas.
· Que el Estado y sus instituciones reconozcan a las organizaciones populares como actores prioritarios para el desarrollo de políticas públicas.
· Formar docentes campesinos indígenas y barriales y tener una Universidad que revalorice y contemple los saberes populares.

Para esto invitamos a más organizaciones a sumarse, a movilizarnos juntos en las ciudades y en el campo, a intercambiar semillas y productos.
A encontrarnos, a realizar pasantías e intercambios. A formarnos y a sumar más jóvenes.
Y recuperando nuestra historia, reforzar los valores campesinos indígenas como base para construir la nueva sociedad.
Porque nos reconocemos en las luchas de otras organizaciones: asambleas populares, piquetes, fábricas recuperadas, los organismos de derechos humanos. Luchas que son las nuestras.
Porque creemos que la integración de las organizaciones populares es el único camino para construir un nuevo modelo de desarrollo, que articule a diversos sectores del campo y la ciudad.

Por la Ley Campesina Indígena!
Por que no haya más un luchador procesado!
Por una vida digna!
Territorio, trabajo y justicia!

GLOBALIZEMOS LA LUCHA!
GLOBALIZEMOS LA ESPERANZA!